El campanario de Curon, Italia

campanario curon italia

Reschensee o el Lago Reschen (Lago di Resia en Italiano y en Alemán Reschensee) es un lago artificial en la parte occidental del Tirol del Sur, Italia, para ser exactos en Curon en Val Venosta. Su llamativo punto de interés es un imponente campanario saliendo del lago. El Campanile di Curon (la Campana de Curon) es un vestigio de una iglesia sumergida hace 700 años en la ciudad de Curon.

El campanario de Curon, Italia (1)

En 1920, los principales planes eran construir un lago artificial de cinco metros de profundidad, pero en julio de 1939, la empresa Montecatini (ahora Edison Energia) presentó un nuevo plan, hacer el lago con una profundidad de 22 metros que unificaría dos lagos naturales “Reschensee y Mittersee” y sumergir varios pueblos, entre ellos Graun y parte de Reschen. La creación de la presa comenzó en abril de 1940, pero debido a la guerra y a la resistencia de los locales no terminó en un año.

El campanario de Curon, Italiad

En 1947 la empresa suiza Elektro-Watt pago 30 millones de francos suizos para la construcción de la presa, a cambio de 10 años de temporadas de electricidad. En total fueron sumergidos 163 casas y 523 hectáreas de tierra cultivada. Alrededor de 150 familias fueron despojados de sus vidas, la mitad se vieron obligados a emigrar. La compensación era muy pequeña.

El campanario de Curon, Italia (3)

Hoy la torre es la única pieza que queda viva, para recordar al pueblo de Curon. El campanario fue puesto bajo la protección del Departamento de Bellas Artes y se convirtió en el símbolo de la ciudad de Curon. El 9 de julio de 2009 se concluyeron los trabajos de restauración: el nivel de agua del lago era anteriormente (en mayo) ligeramente bajo para permitir el trabajo no solo en la recuperación de la estructura estática, sino también en las grietas que estaban presentes en los rincones del norte y noreste de la fachada, muy probablemente causados ​​por la infiltración de agua en las pequeñas grietas y las posteriores heladas de invierno. Incluso el techo fue restaurado, ya que la torre del campanario se considera un patrimonio medieval a proteger. El coste total de la restauración en 2009, fue de alrededor de € 130.000. En invierno, cuando el lago se congela, el campanario está a poca distancia y se puede llegar a su base. Una leyenda dice que durante el invierno los visitantes puede todavía oír las campanas de la iglesia (el cual fueron retirados de la torre el 18 de julio de 1950, una semana antes de la demolición de la nave de la iglesia y de la creación del lago.

2200489156_3decca6fd9_o

1024px-Grauner_Turm_auf_dem_Trockenen

Advertisements

Vivian Maier – fotografía

Chicago ND 5

Chicago – sin fecha

Vivian Dorothea Maier nació el 1 febrero 1926 en el barrio del Bronx de la ciudad de Nueva York, de madre francesa, María Jaussaud y padre austriaco, Charles Maier. Durante su infancia se movieron entre los EE.UU. y Francia, en los pueblos alpinos de Saint-Bonnet-en-Champsaur y Saint-Julien-en-Champsaur ( Provenza-Alpes-Costa Azul ) Francia, lugar de familia o entorno materno. Su padre dejó la familia el año 1930. A la edad de cuatro años vivía en Nueva York con sólo su madre y con Jeanne Bertrand, una galardonada fotógrafa de retratos. En 1935, Vivian y su madre, María, estaban viviendo en Saint-Julien-en-Champsaur, y antes de 1940 regresaron a Nueva York.

BERTRAND Jeanne (1880-1957)_2 - en 1902

Jeanne Bertrand

Jeanne Bertrand era una fotógrafa de éxito que conocía a Gertrude Vanderbilt Whitney, fundadora del Museo Whitney de Arte Americano. Jeanne fue una figura notable en la vida de Vivian. La crianza de Jeanne fue similar a la de Vivian – que creció pobre, perdió a su padre en su juventud, y trabajó en una fábrica de agujas en penosas condiciones. Sin embargo, en 1905, podemos leer sobre Jeanne Bertrand en el Boston Globe, que es una de los fotógrafos más destacados de Connecticut. Lo que hace esto aún más sorprendente es que Bertrand había empezado la fotografía sólo cuatro años antes de ese informe. Pero, incluso si Bertrand fue una influencia temprana, también debe tenerse en cuenta que Bertrand hacía retratos. Vivian tomó por primera vez una cámara en el sur de los Alpes franceses en 1949. Las fotografías que tomó fueron retratos y paisajes. Vivian podría haber sido enseñada con toda certeza por Jeanne Bertrand.

En algún momento de 1949, cuando estaba de nuevo en Francia, Vivian comenzó a realizar sus primeras fotos. Su cámara era una modesta Kodak Brownie, una cámara de aficionado de 6×9 con una sola velocidad de obturación, sin control de foco y línea de apertura. La pantalla del visor muy pequeña, y para el paisaje o retrato, sería sin duda una dificultad a sus intenciones debido a su imprecisión. Sus logros estaban a merced de esta débil máquina. En 1951, con 25 años y sin su madre, regresa a Nueva York, donde trabajó en una fabrica hasta 1956

 

Los Gensburgs

En 1956 conoce una familia de Southampton, los Gensburgs, que le ofrecieron trabajo como niñera para sus tres hijos y se convirtió en su familia más cercana para el resto de su vida. Durante sus primeros 17 años en Chicago, Maier trabajó como niñera para dos familias: los Gensburgs 1956-1972, y los Raymond de 1967 a 1973.

 

En 1952, compró una costosa cámara Rolleiflex para cumplir su afición. Fue el año en que su estilo clásico comenzó a tomar forma. el trabajo de Vivian cambió dramáticamente. Ella comenzó a disparar con un formato cuadrado.  – un gran salto de la cámara de la caja de aficionados que utilizó por primera vez. Su ojo había cambiado. Ella estaba capturando la espontaneidad de escenas callejeras con precisión y una reminiscencia de Henri-Cartier-Bresson, retratos urbanos evocadores de Lisette Model y composiciones fantásticas similares a Andre Kertesz.

VM1958 a

En 1956, cuando Maier se mudó a la zona de Chicago North Shore, disfrutó del lujo de un cuarto oscuro, así como un baño privado. Esto le permitió procesar sus impresiones y desarrollar sus propios rollos de B & W. Cuando los niños entraron en la edad adulta, fue el fin del empleo de Maier con esa primera familia de Chicago. A principios de los años setenta se vió obligada a abandonar el desarrollo de su propia película. Mientras ella se movía de familia en familia, los rollos sin revelar empezaron a acumularse. Fue en esta época que Maier decidió cambiar a la fotografía en color, la mayoría con una Kodak Ektachrome película de 35 mm, una Leica IIIc y varias cámaras SLR alemanas.

En la década de 1980 Vivian se enfrentaría a otro reto con su trabajo. Las tensiones financieras y la falta de estabilidad harían una vez más poner su procesamiento en espera y los rollos Ektachrome de color comenzaron a acumularse. En algún momento entre finales de 1990 y los primeros años del nuevo milenio, Vivian pondría su cámara y pertenencias a guardar en un almacen, mientras trataba de mantenerse a flote.

Tenía un espíritu libre, pero también el alma orgullosa, Vivian se convirtió en pobre y finalmente fue salvada por tres de los niños que tuvo de niñera. Recordada con cariño como una segunda madre, se agruparon para pagar un apartamento y la mejor atención médica para ella.  En 2007 la falta de pago por parte de Vivian del almacenaje de unos armarios, acarreó una subasta. En ésos muebles había un enorme tesoro, más de 100.000 negativos que Maier en secreto guardó durante toda su vida. Los negativos fueron subastados por la empresa de almacenamiento de RPN, que separó las cajas en una subasta mucho más grande para varios compradores incluyendo a John Maloof.

1950 chicago

 

1950 Chicago
VM1953 NY1953-12-MC

1953 NY

En 2008 Vivian resbaló sobre una placa de hielo y se golpeó la cabeza en el centro de Chicago. Aunque se esperaba que ella se recuperase completamente, su salud comenzó a deteriorarse, lo que obligó a Vivian alojarse en un hogar de ancianos. Ella falleció poco tiempo después, en abril de 2009, dejando atrás a su inmenso archivo de trabajo.

VM1953 NY 3

1953 NY

VM1953W00060-07-NY

1953 NY

Las impresiones personales de la gente que conoció a Vivian son todas muy similares. Era excéntrica, fuerte, muy obstinada, altamente intelectual e intensamente privada. Ella llevaba un vestido largo, un sombrero, abrigo de lana y zapatos de hombre y caminaba con una poderosa zancada. Ella nunca se casó, no tuvo hijos y ni amigos muy íntimos que podían decir que “la conocían” a nivel personal.

VM1953W00564-04-NY

1953 NY

Las fotos de Maier también muestran una afinidad por los pobres, posiblemente a causa de un parentesco emocional que sentía con los que luchan por salir adelante. Su sed de cultivarse la llevó por todo el mundo. Realizó viajes a Canadá en 1951 y 1955, en 1957 a América del Sur, en 1959 a Europa, Oriente Medio y Asia, en 1960, a la Florida, y en 1965 a las islas del Caribe. Es de señalar que ella viajó siempre sola y gravitó hacia los menos afortunados de la sociedad.

1953NY

1953 NY

Actualmente, todo el trabajo está siendo archivado y catalogado para el disfrute de los demás y para las generaciones futuras. John Maloof es el descubridor y responsable de este proyecto.

VM1954W00149-10-MC

1954 NY

VM1954 nueva York

1954 NY

Agradecemos el presente material a: vacioesformaformaesvacio.blogspot

TEMPESTAD CON SILENCIO

Autor: Pablo Neruda

_sonne_wind_und_regen

 

TRUENA sobre los pinos.
La nube espesa desgranó sus uvas,
cayó el agua de todo el cielo vago,
el viento dispersó su transparencia,
se llenaron los árboles de anillos,
de collares de lágrimas errantes.

Gota a gota
la lluvia se reúne
otra vez en la tierra.

Un solo trueno vuela
sobre el mar y los pinos,
un movimiento sordo:
un trueno opaco, oscuro,
son los muebles del cielo
que se arrastran.

De nube en nube caen
los pianos de la altura,
los armarios azules,
las sillas y las camas cristalinas.

Todo lo arrastra el viento.

Canta y cuenta la lluvia.

Las letras de agua caen
rompiendo las vocales
contra los techos. Todo
fue crónica perdida,
sonata dispersada gota a gota:
el corazón del agua y su escritura.
Terminó la tormenta.
Pero el silencio es otro.

 

Arte: David Cox – Sol, viento y lluvia

Quisiera ser tu predilecta almohada…

Autora: Silvina Ocampo

13935540855374_f

Quisiera ser tu predilecta almohada
donde de noche apoyas tus orejas
para ser tu secreto y ser las rejas
de tu sueño: dormida o desvelada

ser tu puerta, tu luz cuando te alejas,
alguien que no trató de ser amada.
Huir de la ansiedad que está en mis quejas,
poder a veces ser lo que soy, nada,

no tener nunca miedo de perderte
con variación y honda infidelidad,
jamás llegar por nada a concederte

la tediosa y vulgar fidelidad
de los abandonados que prefieren
morir por no sufrir, y que no mueren.

 

Cuadernos de infancia (fragmento)

Autora: Norah Lange

norah lange

Durante un tiempo, la hilera de cabezas frente al espejo me entregaba imágenes probables y tristes, rostros velados para siempre, y me pareció que hubiese sido mejor aguardar a que el viento señalara la muerte más próxima, para ser más dulces, más tiernas, con la hermana que debía morir primero.
Era la segunda noche que, desde mi cama, oía abrir la puerta que daba al jardín y los mismos pasos cautelosos que se alejaban de mi ventana. Como si esa salida misteriosa, por la puerta más cercana a la calle, entrañase un peligro, un mundo nuevo e ignorado en la vida de alguna de mis hermanas, yo permanecía despierta esperando que regresaran.
Incapaz de adivinar quién era, esa noche me propuse comprobarlo, y después de aguardar a que los pasos se perdieran en el fondo del jardín, me levanté con la mayor cautela, y envuelta en una manta oscura, salí al patio iluminado por la luna llena.
Los grandes paraísos de la calle Tronador trazaban enormes senderos de penumbra sobre los muros de la casa. Avancé agazapada, procurando que mi sombra no se alargara demasiado, hasta guarecerme detrás de una palmera desde donde se dominaba el fondo y ambos lados de la casa.
A pesar de que la luna me permitía seguir los menores recodos del camino, no vislumbré a nadie en ninguna parte. Supuse que los pasos se hubieran encaminado hacia la calle, pero comprobé que el candado del portón se hallaba en su sitio habitual.
De pronto descubrí que una forma se movía en la parte más clara del jardín. Apoyada contra un árbol, envuelta en un amplio poncho que había pertenecido a mi padre, después de mirar el cielo unos instantes, abrió los brazos para desembarazarse de él.
Desnuda, silenciosa, inmóvil, su cuerpo se destacó contra la porción oscura del grueso tronco. Sin un estremecimiento, como si esperase algo, permaneció en esa actitud minutos. Cuando se inclinó para recoger el poncho, regresé apresuradamente a mi cuarto, y ya en la cama oí su pasos sigilosos, la puerta que se cerraba suavemente.
A la noche siguiente, oculta tras la palmera, la vi, de nuevo, reclinaba contra un árbol, desnuda por completo, resplandeciente de luna. Pero no había transcurrido un minuto cuando percibí que un hombre se acercaba, silbando, por la calle Tronador. Al llegar al límite de nuestra verja, el silbido se detuvo. Amedrentada, estuve a punto de gritarle que se cubriese, por más que era imposible verla desde la calle. Pero ella también había oído, y, apresuradamente, recogió su poncho para regresar a la casa.
Aunque demoré el sueño muchas veces, la escena no volvió a reiterarse.
Un día que buscaba un libro en el dormitorio de Marta, descubrí, entre sus cosas, un método para adquirir belleza. Algunas hojas dobladas señalaban una receta que consistía en salir, desnuda, en una noche de luna llena. Bastaba hallarse algunos minutos en contacto completo con su luz fría, para lograr una seducción irresistible. Era evidente que, al sumergirse tres veces consecutivas en ese baño de luna, ella esperaba intensificar su efecto.

La piedra en el charco

Artículo de Juan Carlos Onetti

(Periquito el Aguador, Marcha, Montevideo, 27-10-1939)

onetti_maquinaescribir_485

…] Cuando un escritor es algo más que un aficionado, cuando pide a la literatura algo más que los elogios de honrados ciudadanos que son sus amigos, o de burgueses con mentalidad burguesa que lo son del Arte, con mayúsculas, podrá verse obligado por la vida a hacer cualquier clase de cosa, pero seguirá escribiendo. No porque tenga un deber a cumplir consigo mismo, ni una urgente defensa cultural que hacer, ni un premio ministerial para cobrar. Escribirá porque sí, porque no tendrá más remedio que hacerlo, porque es su vicio, su pasión y su desgracia.

Y si, llevado a un terreno de actividad política, deja de hacer literatura para dedicarse a redactar folletos de propaganda, que nadie se haga cruces en homenaje a un inexistente sacrificio. El escritor no era escritor, sino político; terminó por encontrarse a sí mismo. Hay numerosos casos de vocaciones tardíamente despiertas que podrían citarse.

No debe verse en ello un suceso más admirable que el tan frecuente del escritor que por necesidades económicas ingresa al periodismo. Si deja de escribir literatura, es simplemente porque acaba de encontrar su verdadero camino. Cuando se “tiene” que escribir, hay siempre una hora para robar al dueño del diario, al sueño o al amor. […]

 

Un 30 de mayo de 1994, fallecìa Juan Carlos Onetti, nuestro humilde homenaje.

Generalife

El Generalife , es la villa con jardines habitada por los reyes musulmanes de Granada como lugar de descanso, situado en la ciudad de Granada, España. Fue concebida como villa rural, donde jardines ornamentales, huertos y arquitectura se integraban, en las cercanías de la Alhambra. El origen del nombre está discutido. Algunos abogan por Yannat al-Arif como Huerta del Arquitecto, o “Jardín del arquitecto” aunque pudo significar El más excelso jardín.

Alhambra_Generalife_fountains

Fuentes del Patio de la Acequia

Ese huerto real era común en las cortes hispano-árabes y es fruto de las reformas y añadidos que le aportaron los diferentes sultanes. Por sus elementos decorativos más antiguos, el palacio debió de construirse a finales del siglo XIII por el segundo sultán de la dinastía nazarí, Muhammad II (1273-1302). Fue declarado, junto con la Alhambra, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.

genrali2

El Generalife está situado fuera de las murallas de la Alhambra, al este, en la ladera del Cerro del Sol. Fue finca de recreo de los sultanes nazaríes pero también utilizada para su explotación agrícola. En el período medieval tenía al menos cuatro huertas y la residencia es un palacio al que el visir Ibn al-Yayyabllamó la Casa Real de la Felicidad.

Es de estilo árabe nazarí y está situado en el lado septentrional de la Alhambra. En la época de su construcción, estaba situado fuera del perímetro de la Granada musulmana, y carecía de comunicación directa con la Alhambra, siendo su acceso principal el camino del Barranco Aikabia, la actual Cuesta de los Chinos, que ascendía desde el río Darro.

generalife-2

Está formado por un conjunto de edificaciones, patios y jardines, que lo convierten en uno de los mayores atractivos de la ciudad de Granada, y, junto con la Alhambra, en uno de los conjuntos arquitectónicos más destacables de la arquitectura civil musulmana. Desde el exterior se contemplan dos pabellones situados a norte y sur, y comunicados por un patio recorrido por el curso del agua, los dos pabellones se encuentran muy reformados.

GENERALIFE1

El Generalife tuvo en su momento tres vías de acceso, una proveniente de la Alhambra, destinada al sultán y su séquito, otra se situaba hacia el extremo sureste, próxima al pabellón de entrada, y una tercera en el norte, por el llamado Postigo de los carneros.

 El acceso se efectúa hoy día por los denominados Jardines Nuevos y el Paseo de los Cipreses, fruto del saber hacer deFrancisco Prieto Moreno, que fueron iniciados en 1931, y en los que creó una concatenación de espacios abiertos formados por cipreses que, por medio del arte topiario, figuran arquitecturas. Los espacios confinados reproducen modelos de patios de la Granada nazarí. La sabia combinación de los referentes históricos y la tradición granadina (suelos empedrados, el uso del agua, los exuberantes macizos florales…) hace de los Jardines Nuevos un lugar destacado, que muchos consideran ya inseparable de los palacios a los que anteceden. En 1954 se inauguró un auditorio al aire libre, fundamentalmente utilizado para las funciones de danza de los Festivales de música y danza de Granada.

entrada-generalife

Granada_Generalife_waterstairs_7698_7

Jardines Altos y la Escalera del Agua

A continuación de los jardines mencionados, se accede al Generalife a través de dos patios de entrada al conjunto arquitectónico nazarí, que, al estar edificado en una ladera, y siguiendo una composición (paratas) que será la base de muchos cármenes granadinos, se escalona en estrechas franjas separadas por muros de contención. Así, los alarifes crearon una serie de espacios recoletos e íntimos, características comunes en la arquitectura musulmana, pero también volcados a las excepcionales vistas de la ciudad y la Alhambra.

El primer patio al que se accede es el llamado del Apeadero, por tener un banco junto al muro del fondo preparado para la descabalgadura. El segundo, situado más alto sirve de comunicación por una empinada escalera al Patio de la Acequia.

generalife-gardens-quite-moments-photo_1589512-770tall

Mirador_del_Patio_de_la_Acequia_-_Generalife

:Mirador del Patio de la Acequia

4812721973_fa7435e32c

Patio de la acequia. Generalife

La Sirenita de Copenhague

sirenita-de-copenhague-001

La Sirenita ,  es una escultura de una sirena de bronce, que se encuentra en la ciudad de Copenhague. Se encuentra en el Parque Langelinie, en la Bahía del Puerto de Copenhague, que desemboca al Mar Báltico y próxima también al Real Palacio de Amalienborg, sobre unas rocas que se adentran en el mar. En la actualidad es el símbolo más prominente de la ciudad. Su fama es internacional y es visitada a diario por gran cantidad de turistas de todo el mundo.

sirenita-de-copenhaguei

 

sirenita_copenhaguen

Curiosidades

  • La Sirena ha sido víctima de diversos ataques vandalismos, llegándose a destruir con explosivos, a ser mutilada y manchada con pintura.

  • Eriksen quiso que su modelo para la escultura fuera la bailarina danesa Ellen Price, gran estrella del Ballet Real, pero ante su negativa a posar desnuda tuvo que utilizar a su esposa como modelo, aunque la cara es la de la bailarina.

  • El 26 de marzo de 2010, la Sirenita viajó hasta Shangai (China) para presidir el pabellón danés en la Expo 2010 celebrada en esta ciudad china. Se trata de la primera salida de la famosa escultura de su país. La Sirenita estuvo en China los 6 meses que duró la expo. El sábado 20 de noviembre de 2010, la estatua de la Sirenita fue nuevamente instalada en el puerto de Copenhague.1

  • El 3 de junio de 2012  fue inaugurada en Elsinor un “alter ego masculino” inspirado en la escultura de la Sirenita y pensando en su “necesidad de compañía”, por la pareja de escultores Ingar Dragset y Michael Elmgreen. Esta nueva escultura llamada “Han” (Él, en danés), al igual que la Sirenita, se asienta sobre una gran piedra mirando al mar (aunque esta piedra es de acero inoxidable como toda la escultura). La nueva estatua contiene un sistema hidráulico que le permite pestañear una vez cada hora.

  • Ha sido de inspiración para algunos trajes típicos en Miss Universo.

  • En 2013 la Sirenita cumplió 100 años.

sirenita-de-copenhague

La leyenda danesa cuenta que los cantos de las sirenas embrujaban a los marineros y pescadores. En su capital Copenhague, un humilde pescador fue sucumbido por los cantos de una joven sirena mientras faenaba, entonces la Sirenita renunció a su inmortalidad a cambio de poseer el aspecto de una mujer. De esta forma, conseguiría mantener el amor de su príncipe.

Testimonial

Autor: Oliverio Girondo

la juventud 1994

 

Allí están,
allí estaban
las trashumantes nubes,
la fácil desnudez del arroyo,
la voz de la madera,
los trigales ardientes,
la amistad apacible de las piedras.

Allí la sal,
los juncos que se bañan,
el melodioso sueño de los sauces,
el trino de los astros,
de los grillos,
la luna recostada sobre el césped,
el horizonte azul,
¡el horizonte!
con sus briosos tordillos por el aire…

¡Pero no!
Nos sedujo lo infecto,
la opinión clamorosa de las cloacas,
los vibrantes eructos de onda corta,
el pasional engrudo
las circuncisas lenguas de cemento,
los poetas de moco enternecido,
los vocablos,
las sombras sin remedio.

Y aquí estamos:
exangües,
más pálidos que nunca;
como tibios pescados corrompidos
por tanto mercader y ruido muerto;
como mustias acelgas digeridas
por la preocupación y la dispepsia;
como resumideros ululantes
que toman el tranvía
y bostezan
y sudan
sobre el carbón, la cal, las telarañas;
como erectos ombligos con pelusa
que se rascan las piernas y sonríen,
bajo los cielorrasos
y las mesas de luz
y los felpudos;
llenos de iniquidad y de lagañas,
llenos de hiel y tics a cOntrapelo,
de histrionismos madeja,
yarará,
mosca muerta;
con el cráneo repleto de aserrín escupido,
con las venas Pobladas de alacranes filtrables,
Con los ojos rodeados de pantanosas costas
y paisajes de arena,
nada más que de arena.

Escoria entumecida de enquistados complejos
y cascarrientos labios
que se olvida del sexo en todas partes,
que confunde el amor con el masaje,
la poesía con la congoja acidulada,
los misales con los libros de caja.

Desolados engendros del azar y el hastío,
con la carne exprimida
por los bancos de estuco y tripas de oro,
por los dedos cubiertos de insaciables ventosas,
por caducos gargajos de cuello almidonado,
por cuantos mingitorios con trato de excelencia
explotan las tinieblas,
ordeñan las cascadas,
la adulcorada caña,
la sangre oleaginosa de los falsos caballos,
sin orejas,
sin cascos,
ni florecido esfínter de amapola,
que los llevan al hambre,
a empeñar la esperanza,
a vender los ovarios,
a cortar a pedazos sus adoradas madres,
a ingerir los infundios que pregonan las lámparas,
los hilos tartamudos,
los babosos escuerzos que tienen la palabra,
y hablan,
hablan,
hablan,
ante las barbas próceres,
o verdes redomones de bronce que no mean,
ante las multitudes
que desde un sexto piso
podrán semejarse a caviar envasado,
aunque de cerca apestan:
a sudor sometido,
a cama trasnochada,
a sacrificio inútil,
a rencor estancado,
a pis en cuarentena,
a rata muerta.

 

¿Puedes?

Autor: Nicolás Guillén

01

 

¿Puedes venderme el aire que pasa entre tus dedos
y te golpea la cara y te despeina?
¿Tal vez podrías venderme cinco pesos de viento,
o más, quizás venderme una tormenta?
¿Acaso el aire fino
me venderías, el aire
(no todo) que recorre
en tu jardín corolas y corolas,
en tu jardín para los pájaros,
diez pesos de aire fino?

  El aire gira y pasa
                         en una mariposa.
                         Nadie lo tiene, nadie.

¿Puedes venderme cielo,
el cielo azul a veces,
o gris también a veces,
una parcela de tu cielo,
el que compraste, piensas tú, con los árboles
de tu huerto, como quien compra el techo con la casa?
¿Puedes venderme un dólar
de cielo, dos kilómetros
de cielo, un trozo, el que tú puedas,
de tu cielo?

El cielo está en las nubes.
                           Altas las nubes pasan.
                           Nadie las tiene, nadie.

¿Puedes venderme lluvia, el agua
que te ha dado tus lágrimas y te moja la lengua?
¿Puedes venderme un dólar de agua
de manantial, una nube preñada,
crespa y suave como una cordera,
o bien agua llovida en la montaña,
o el agua de los charcos
abandonados a los perros,
o una legua de mar, tal vez un lago,
cien dólares de lago?

    El agua cae, rueda.
                              El agua rueda, pasa.
                              Nadie la tiene, nadie.

¿Puedes venderme tierra, la profunda
noche de las raíces; dientes
de dinosaurios y la cal
dispersa de lejanos esqueletos?
¿Puedes venderme selvas ya sepultadas, aves muertas,
peces de piedra, azufre
de los volcanes, mil millones de años
en espiral subiendo? ¿Puedes
venderme tierra, puedes
venderme tierra, puedes?

La tierra tuya es mía.
                                Todos los pies la pisan.
                                Nadie la tiene, nadie.