Feliz 2015

tarjeta-vectorial-de-feliz-2015_23-2147499161

A todos los amigos del Blog, el equipo de Zona Libre les desea el mejor de los años! Y tambièn agradecerles por su permanente compañìa, sus aportes, sus comentarios y la aceptaciòn que ha tenido nuestro Blog…esperamos seguir contando con vuestra amistad y apoyo!!!! 

Felicidades!!!!

Advertisements

HISTORIA VERÍDICA

Autor: Julio Cortázar

Veridico

A un señor se le caen al suelo los anteojos, que hacen un ruido terrible al chocar con las baldosas. El señor se agacha afligidísimo porque los cristales de anteojos cuestan muy caros, pero descubre con asombro que por milagro no se le han roto.
Ahora este señor se siente profundamente agradecido, y comprende que lo ocurrido vale por una advertencia amistosa, de modo que se encamina a una casa de óptica y adquiere en seguida un estuche de cuero almohadillado doble protección, a fin de curarse en salud. Una hora más tarde se le cae el estuche, y al agacharse sin mayor inquietud descubre que los anteojos se han hecho polvo. A este señor le lleva un rato comprender que los designios de la Providencia son inescrutables, y que en realidad el milagro ha ocurrido ahora.

“El amor asesinado”

Autora: Emilia Pardo Bazán

 

1202969334_f

Nunca podrá decirse que la infeliz Eva omitió ningún medio lícito de zafarse de aquel tunantuelo de Amor, que la perseguía sin dejarle punto de reposo.

Empezó poniendo tierra en medio, viajando para romper el hechizo que sujeta al alma a los lugares donde por primera vez se nos aparece el Amor. Precaución inútil, tiempo perdido; pues el pícaro rapaz se subió a la zaga del coche, se agazapó bajo los asientos del tren, más adelante se deslizó en el saquillo de mano, y por último en los bolsillos de la viajera. En cada punto donde Eva se detenía, sacaba el Amor su cabecita maliciosa y le decía con sonrisa picaresca y confidencial: «No me separo de ti. Vamos juntos.»

Entonces Eva, que no se dormía, mandó construir altísima torre bien resguardada con cubos, bastiones, fosos y contrafosos, defendida por guardias veteranos, y con rastrillos y macizas puertas chapeadas y claveteadas de hierro, cerradas día y noche. Pero al abrir la ventana, un anochecer que se asomó agobiada de tedio a mirar el campo y a gozar la apacible y melancólica luz de la luna saliente, el rapaz se coló en la estancia; y si bien le expulsó de ella y colocó rejas dobles, con agudos pinchos, y se encarceló voluntariamente, sólo consiguió Eva que el amor entrase por las hendiduras de la pared, por los canalones del tejado o por el agujero de la llave.

Furiosa, hizo tomar las grietas y calafatear los intersticios, creyéndose a salvo de atrevimientos y demasías; mas no contaba con lo ducho que es en tretas y picardihuelas el Amor. El muy maldito se disolvió en los átomos del aire, y envuelto en ellos se le metió en boca y pulmones, de modo que Eva se pasó el día respirándole, exaltada, loca, con una fiebre muy semejante a la que causa la atmósfera sobresaturada de oxígeno.

Ya fuera de tino, desesperando de poder tener a raya al malvado Amor, Eva comenzó a pensar en la manera de librarse de él definitivamente, a toda costa, sin reparar en medios ni detenerse en escrúpulos. Entre el Amor y Eva, la lucha era a muerte, y no importaba el cómo se vencía, sino sólo obtener la victoria.

Eva se conocía bien, no porque fuese muy reflexiva, sino porque poseía instinto sagaz y certero; y conociéndose, sabía que era capaz de engatusar con maulas y zalamerías al mismo diablo, que no al Amor, de suyo inflamable y fácil de seducir. Propúsose, pues, chasquear al Amor, y desembarazarse de él sobre seguro y traicioneramente, asesinándole.

Preparó sus redes y anzuelos, y poniendo en ellos cebo de flores y de miel dulcísima, atrajo al Amor haciéndole graciosos guiños y dirigiéndole sonrisas de embriagadora ternura y palabras entre graves y mimosas, en voz velada por la emoción, de notas más melodiosas que las del agua cuando se destrenza sobre guijas o cae suspirando en morisca fuente.

El Amor acudió volando, alegre, gentil, feliz, aturdido y confiado como niño, impetuoso y engreído como mancebo, plácido y sereno como varón vigoroso.

Eva le acogió en su regazo; acaricióle con felina blandura; sirvióle golosinas; le arrulló para que se adormeciese tranquilo, y así que le vio calmarse recostando en su pecho la cabeza, se preparó a estrangularle, apretándole la garganta con rabia y brío.

Un sentimiento de pena y lástima la contuvo, sin embargo, breves instantes. ¡Estaba tan lindo, tan divinamente hermoso el condenado Amor aquel! Sobre sus mejillas de nácar, palidecidas por la felicidad, caía una lluvia de rizos de oro, finos como las mismas hebras de la luz; y de su boca purpúrea, risueña aún, de entre la doble sarta de piñones mondados de sus dientes, salía un soplo aromático, igual y puro. Sus azules pupilas, entreabiertas, húmedas, conservaban la languidez dichosa de los últimos instantes; y plegadas sobre su cuerpo de helénicas proporciones, sus alas color de rosa parecían pétalos arrancados. Eva notó ganas de llorar…

No había remedio; tenía que asesinarle si quería vivir digna, respetada, libre…, no cerrando los ojos por no ver al muchacho, apretó las manos enérgicamente, largo, largo tiempo, horrorizada del estertor que oía, del quejido sordo y lúgubre exhalado por el Amor agonizante.

Al fin, Eva soltó a la víctima y la contempló… El Amor ni respiraba ni se rebullía; estaba muerto, tan muerto como mi abuela.

Al punto mismo que se cercioraba de esto, la criminal percibió un dolor terrible, extraño, inexplicable, algo como una ola de sangre que ascendía a su cerebro, y como un aro de hierro que oprimía gradualmente su pecho, asfixiándola. Comprendió lo que sucedía…

El Amor a quien creía tener en brazos, estaba más adentro, en su mismo corazón, y Eva, al asesinarle, se había suicidado.

TE QUIERO A LAS DIEZ DE LA MAÑANA…

Autor: Jaime Sabines

tiempo

 

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

Farolas de la plaza Real (Barcelona)

Fanals_-_001

 

Las farolas que se encuentran en la plaza Real de Barcelona fueron realizadas por el arquitecto modernista Antoni Gaudí i Cornet(18521926).

Fue uno de sus primeros trabajos en el año1879, después de titularse como arquitecto y de haber colaborado como delineante con Josep Fontserè en la reja de entrada del Parque de la Ciudadela, siendo ésta la razón por la que recibió el encargo municipal para el alumbrado público.

Fanals_-_005

Realizó el diseño de dos modelos diferentes de farolas, de tres y seis brazos; de éstas últimas, dos fueron colocadas en la plaza Real sobre una base de piedra, siendo fundidas en bronce y con combinación de hierro forjado. Lo más llamativo de su decoración está en la parte superior, donde hay la representación del casco alado del dios romano Mercurio, así como de las dos serpientes enroscadas en el brazo central. Fueron inauguradas en septiembre de 1879.

Las de tres brazos, también en número par, están colocadas delante del Gobierno Civil en el Pla de Palau en Barcelona, inauguradas en el año 1890.

24226598

 

 

L’Umbracle

640px-Ciutat_de_les_Arts_i_les_Ciències_-_L'Umbracle

L’Umbracle es un pequeño jardín público urbano que forma parte del conjunto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias en la ciudad de Valencia. Se destaca por ser una moderna construcción en la que una serie de arcadas paralelas-en forma de umbráculo- cubren un jardín alargado y estrecho de palmeras e otras plantas mediterráneas. La estructura está hecha con trencadís blanco, un estilo típico de los edificios de Santiago Calatrava.

L'Umbracle,_Valencia,_Spain_-_Jan_2007

En sus inicios fue un jardín que trataba de ofrecer una muestra de las plantas autóctonas de la Comunidad Valenciana aunque actualmente su parte este se encuentra ocupada por una discoteca lounge y la parte oeste es explotada por una empresa que ofrece una atracción de dinosaurios para niños.

5660816

El jardín se encuentra al sureste de la ciudad, situado en el barrio de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, adosado a la autovía del Saler que es la salida de la ciudad hacia la Albufera. El jardín comunica con el Museo de las Ciencias, el cual se sitúa en el cauce del río Turia, a través de unas escaleras y ascensores.

aaaCalatravaUmbracle

MAREK LANGOWSKI

6c0f6-mareklangowski-polishimpressionistlandscapespainter-tutt27art281429

 

Marek Langowski, un pintor polaco que se dedica a la pintura de marinas , desnudos, ciudades, puestas de sol, mar, retratos y más.Nacido en Aleksandrów, . Actualmente vive y trabaja en Belchatow. Este notable artista cuenta con cuatro grandes pasiones: el amor de la familia, fotografía, pintura y computadoras. Marek Langowski es un pintor polaco , que está creando sus obras desde 1981. Usted puede encontrar sus piezas en todo el mundo. Marek nació en Aleksandrow Lódzki. Vive y trabaja en Belchatow, cerca de Lodz. Las grandes pasiones de Marek son familia amorosa, la pintura y la fotografía .
Marek Langowski | Polish Impressionist Landscapes painter | Venice by night

Marek Langowski | Polish Impressionist Landscapes painter | Venice by night

Marek Langowski | Polish Impressionist Landscapes painter | Venice by night

Marek Langowski | Polish Impressionist Landscapes painter | Venice by night

Marek Langowski | Polish Impressionist Landscapes painter | Venice by night

Marek Langowski | Polish Impressionist Landscapes painter | Venice by night

Marek Langowski | Polish Impressionist Landscapes painter | Venice by night

Marek Langowski | Polish Impressionist Landscapes painter | Venice by night
Langowski es un pintor genuinamente talentoso que usa una variedad de técnicas para crear estas obras increíbles. Escenas maravillosamente hechos a mano de la Venecia shimmer laguna con la danza de la luz sobre la superficie del canal. Barcos son iluminados por el brillo dorado de las farolas para crear un lienzo glorioso. Sus paisajes marinos contienen cada movimiento de la luz, atrapado fugazmente en la cresta temporal de una onda mientras que los barcos tienen sus formas sólidas frente a la luz del sol disipando. En algunas obras fielmente captura la forma y grandeza de los mástiles y las velas, en otros se permite que la luz se haga cargo de una manera más estilo impresionista .

072e3-mareklangowski-polishimpressionistlandscapespainter-tutt27art284429

fa2e8-mareklangowski-polishimpressionistlandscapespainter-tutt27art

 

Tomado de: http://lospilaresdelarte.wordpress.com/(todo nuestro agradecimiento)

CON LILAS LLENAS DE AGUA

Autor: Juan Ramón Jiménez

mujer_de_espaldas

 

...Rit de la fraícheur de l’eau.
                                      Victor Hugo

Con lilas llenas de agua,
le golpeé las espaldas,
y toda su carne blanca
se enjoyó de gotas claras.

¡Ay, fuga mojada y cándida,
sobre la arena perlada!

-La carne moría, pálida,
entre los rosales granas;
como manzana de plata,
amanecida de escarcha.-

Corría, huyendo del agua,
entre los rosales granas.

Y se reía, fantástica.
La risa se le mojaba.
Con lilas llenas de agua,
corriendo, la golpeaba…

( De “Francina en el jardín” )

El Principito (Fragmento)

ANTOINE DE SAINT EXUPÉRY

XIII

13a

El cuarto planeta estaba ocupado por un hombre de negocios. Este hombre estaba tan abstraído que ni siquiera levantó la cabeza a la llegada del principito.
—¡Buenos días! —le dijo éste—. Su cigarro se ha apagado.
—Tres y dos cinco. Cinco y siete doce. Doce y tres quince. ¡Buenos días! Quince y siete veintidós. Veintidós y seis veintiocho. No tengo tiempo de encenderlo. Veintiocho y tres treinta y uno. ¡Uf! Esto suma quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno.
—¿Quinientos millones de qué?
—¿Eh? ¿Estás ahí todavía? Quinientos millones de… ya no sé… ¡He trabajado tanto! ¡Yo soy un hombre serio y no me entretengo en tonterías! Dos y cinco siete…
—¿Quinientos millones de qué? —volvió a preguntar el principito, que nunca en su vida había renunciado a una pregunta una vez que la había formulado.
El hombre de negocios levantó la cabeza:
—Desde hace cincuenta y cuatro años que habito este planeta, sólo me han molestado tres veces. La primera, hace veintidós años, fue por un abejorro que había caído aquí de Dios sabe dónde. Hacía un ruido insoportable y me hizo cometer cuatro errores en una suma. La segunda vez por una crisis de reumatismo, hace once años. Yo no hago ningún ejercicio, pues no tengo tiempo de callejear. Soy un hombre serio. Y la tercera vez… ¡la tercera vez es ésta! Decía, pues, quinientos un millones…
—¿Millones de qué?
El hombre de negocios comprendió que no tenía ninguna esperanza de que lo dejaran en paz.
—Millones de esas pequeñas cosas que algunas veces se ven en el cielo.
—¿Moscas?
—¡No, cositas que brillan!
—¿Abejas?
—No. Unas cositas doradas que hacen desvariar a los holgazanes. ¡Yo soy un hombre serio y no tengo tiempo de desvariar!
—¡Ah! ¿Estrellas?
—Eso es. Estrellas.
—¿Y qué haces tú con quinientos millones de estrellas?
—Quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno. Yo soy un hombre serio y exacto.
—¿Y qué haces con esas estrellas? —¿Que qué hago con ellas?
—Sí.
—Nada. Las poseo.
—¿Que las estrellas son tuyas?
—Sí.
—Yo he visto un rey que…
—Los reyes no poseen nada… Reinan. Es muy diferente.
—¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?
—Me sirve para ser rico.
—¿Y de qué te sirve ser rico?
—Me sirve para comprar más estrellas si alguien las descubre.
“Este, se dijo a sí mismo el principito, razona poco más o menos como mi borracho”.
No obstante le siguió preguntando:
—¿Y cómo es posible poseer estrellas?
—¿De quién son las estrellas? —contestó punzante el hombre de negocios.
—No sé. . . De nadie.
—Entonces son mías, puesto que he sido el primero a quien se le ha ocurrido la idea.
—¿Y eso basta?
—Naturalmente. Si te encuentras un diamante que nadie reclama, el diamante es tuyo. Si encontraras una isla que a nadie pertenece, la isla es tuya. Si eres el primero en tener una idea y la haces patentar, nadie puede aprovecharla: es tuya. Las estrellas son mías, puesto que nadie, antes que yo, ha pensado en poseerlas.
—Eso es verdad —dijo el principito— ¿y qué haces con ellas?
—Las administro. Las cuento y las recuento una y otra vez —contestó el hombre de negocios—. Es algo difícil. ¡Pero yo soy un hombre serio!
El principito no quedó del todo satisfecho.
—Si yo tengo una bufanda, puedo ponérmela al cuello y llevármela. Si soy dueño de una flor, puedo cortarla y llevármela también. ¡Pero tú no puedes llevarte las estrellas!
—Pero puedo colocarlas en un banco.
—¿Qué quiere decir eso?
—Quiere decir que escribo en un papel el número de estrellas que tengo y guardo bajo llave en un cajón ese papel.
—¿Y eso es todo?
—¡Es suficiente!
“Es divertido”, pensó el principito. “Es incluso bastante poético. Pero no es muy serio”.
El principito tenía sobre las cosas serias ideas muy diferentes de las ideas de las personas mayores.
—Yo —dijo aún— tengo una flor a la que riego todos los días; poseo tres volcanes a los que deshollino todas las semanas, pues también me ocupo del que está extinguido; nunca se sabe lo que puede ocurrir. Es útil, pues, para mis volcanes y para mi flor que yo las posea. Pero tú, tú no eres nada útil para las estrellas…
El hombre de negocios abrió la boca, pero no encontró respuesta.
El principito abandonó aquel planeta.
“Las personas mayores, decididamente, son extraordinarias”, se decía a sí mismo con sencillez durante el viaje.

Mi amor por ti es mucho más que amor…

Autor: Roque Dalton

1535500_626105354113196_503450158_n[1]

 

Mi amor por ti es mucho más que amor,
es algo que se amasa día a día,
es proyectar tu sombra junto a mí,
hacer con ellas una sola vida.

Las miradas que ya al conocer
se hablan entre sí en la distancia,
no hacen falta palabras…qué más da!
si ya interpretamos lo que claman.

Los mil detalles que tienes tú por mí,
mi descaro al advertir en lo que fallas,
el sincerarme cuando hay que decir
lo que sinceramente no se calla.

Mi amor por ti es mucho más que amor.
Mi amor por ti es como una nevada,
un torrente de luz, algo tan bello…
como ponerse el sol o amanecer el alba.