Autora: Leda Valladares

Telefónicamente me muero

Te gozo a la sombra de un hilo

y con hambre de lo humano respiro tu voz.

 

Te callas como estando en la maraña.

Y vienes… Vienes por cables aéreos y me nombras.

Entonces mi sangre se envanece.

 

Te callas otra vez y el silencio tiene ojos,

calladurías de labios que iban a decir.

 

No te rías tan adentro.

Quiero oírte en tu borde donde existes a morir.

 

Se te ha callado el silencio como un tímpano en peligro.

No escuches mi corazón.

 

Tu voz me llama y me condensa,

me encarna en una sola musitación.

 

Gozo tu modo de omitir estremecido,

tu estar en ardiente penumbra.

Y cuando a tientas me dices: ¿estás ahí?

 

Sí, aquí estoy: con un teléfono sediento,

empuñando el hilo de la vida por donde sale tu amor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s