El continente asiático muchas veces es un enigma, un cúmulo de fantasías y expectativas para la imaginación de un viajero occidental con ganas de explorar sus paisajes y fascinantes ciudades. Hay muchas opciones y todas tienen sus grandezas para deslumbrar hasta al más experimentado turista y aventurero. Sin duda alguna Vietnam es uno de esos destinos que debes visitar si viajas al sudeste asiático. Es un país comunista que comparte fronteras con Laos, Camboya y China y cuenta con una historia trágica, pues protagonizó un conflicto bélico que duró aproximadamente 20 años, en el que se quería impedir su reunificación y en el que intervinieron países como Estados Unidos, China y la Unión Soviética. También fue durante décadas una colonia de Francia  y Japón, por lo que gran parte de su historia es de sufrimiento y opresión, pero de igual conserva una bella, rica y desordenada cultura, resguardada por su gente, que lleva en el corazón las cicatrices de un pasado turbio.

vendedoras callejeras de vietnam

Hanói, su capital, se caracteriza por su caótico tráfico, con cientos de motos yendo y viniendo en todas direcciones y que además estacionan religiosamente en las aceras, lo que hace imposible muchas veces transitarla. Pero además de motocicletas, sus calles están repletas de puestos de comida y cocinas improvisadas, en las que locales y turistas se aglutinan a comer Bánh Cuốn (famosos rollos vietnamitas) o la tradicional sopa Phở.

vendedoras callejeras de vietnam

Uno de los íconos de Vietnam, tal vez popularizado por la cultura cinematográfica que se ha dedicado a explotar el tema de la guerra, es el sombrero de paja en forma de cono que frecuentemente se usa para ejemplificar a sus habitantes. De hecho es sumamente común ver a mujeres en bicicletas o con canastas a cuesta llenas de flores exóticas o frutas frescas. Pero la historia detrás de estas mujeres va más allá de un simple dato curioso y pintoresco. Pese a ser un símbolo nacional, son comúnmente perseguidas por los policías, ya que es ilegal vender este tipo de mercancía y especialmente que transiten por ciertas partes de la ciudad. Realmente, en su mayoría, son migrantes de zonas rurales, pues en sus comunidades no ganan lo suficiente para sobrevivir.

vendedoras callejeras de vietnam

A menudo llegan a la capital porque los hombres de la familia han fallecido o están enfermos y no pueden trabajar. Son hermanas, hijas o esposas en las que recae la responsabilidad de mantener a los demás, y sus primordiales motivaciones son proveer dinero para alimentar a o educar a los hijos. Lejos de su hogar y de los suyos, en condiciones prácticamente precarias, sólo ganan de 10 a 20 dólares quincenales, con lo que deben pagar hospedaje y comprar su mercancía para seguir comerciando. Generalmente duermen en cuartos compartidos en condiciones deplorables con otras mujeres, por el que pagan alrededor de 33 dólares y se levantan de madrugada para ir a los mercados y comprar lo que venden durante el día. Su jornada, como es de esperarse, termina bien entrada la noche.

La figura femenina ha jugado un rol muy importante en la historia de Vietnam. Incluso varias mujeres generales apoyaron activamente al ejército rojo durante la guerra, razón por la cual se erigió un homenaje en honor a ellas: el Vietnamese Women’s Museum, que se encuentra entre los 25 principales museos de Asia.

vendedoras callejeras de vietnam

La historia de Vietnam ha estado plagada de mucho sufrimiento, pero sus mujeres representan un espíritu indomable que lucha por sus convicciones, un rasgo fundamental de la cultura y de la idiosincracia de la nación asiática. En palabras de Ho Chi Minh, uno de sus principales líderes y cuyo cuerpo reside en exhibición en un mausoleo en Hanói: “Mientras existan ríos y montañas, mientras queden hombres, vencido el agresor, construiremos un Vietnam diez veces más hermoso”. Es irónico que en la actualidad, en un contexto francamente globalizado, muchas de las mujeres vietnamitas, honestas y dispuestas a trabajar para cumplir sus objetivos, estén atravesando dicha situación.

 

Artículo tomado desde: http://culturacolectiva.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s