En el lugar en que se halló, en el año 813, el sepulcro del apóstol Santiago empezó a levantarse en el siglo XI una magnífica catedral. Un artista genial, el maestro Mateo, esculpiría una obra maestra del arte románico español: el pórtico de la Gloria

La fachada del Obradoiro

La construcción de la catedral de Santiago de Compostela se inició en 1075 y sufrió numerosas remodelaciones a lo largo del tiempo. La fachada del Obradoiro, en la imagen, fue realizada por Casas Novoa en el siglo XVIII.

 

Corría el año 813 cuando un ermitaño llamado Pelayo vio una prodigiosa lluvia de estrellas sobre el bosque Libredón, cerca de Iria Flavia, sede del principal obispado católico en Galicia. Tras comunicárselo al obispo Teodomiro, se encaminaron hacia el lugar y contemplaron juntos un fuerte resplandor, que procedía de un sepulcro de piedra donde reposaban tres cuerpos. De inmediato los identificaron: eran Santiago el Mayor y sus discípulos Teodoro y Atanasio. Se trataba de la confirmación definitiva de una tradición según la cual Santiago, el apóstol de Cristo, había predicado en Hispania y había sido también enterrado allí de modo milagroso, después de que sus discípulos recogieran su cuerpo martirizado en Jaffa y lo trasladaran en barco hasta tierras de Hispania. En realidad, esta creencia se había difundido sobre todo en el siglo VIII, en plena invasión de la Península por los musulmanes, como un modo de animar a la resistencia de los cristianos. El descubrimiento del sepulcro no hizo sino aumentar el entusiasmo. El rey Alfonso II fue informado de inmediato y pronto la noticia, anunciada por el propio papa León III, corrió como la pólvora por todos los rincones del mundo cristiano.

Pórtico de la Gloria

El pórtico que cubre la portada de la catedral y la posterior fachada barroca impiden tener una visión frontal y de conjunto del Pórtico de la Gloria. La fotografía reproducida es, por ello, una imagen excepcional. Es el resultado de una serie de tomas parciales, realizadas en largas sesiones nocturnas y que luego fueron compuestas para formar una espectacular imagen panorámica.

A partir de entonces, la tumba de Santiago se convirtió en un foco de atracción para toda la Cristiandad. El hecho de que el supuesto cuerpo de Santiago se conservara en su integridad lo convertía en la reliquia más grande de la época bíblica. De ahí que a partir del siglo X miles de fieles se dirigieran a pie cada año, desde todos los puntos del continente europeo, hacia aquel confín de la Cristiandad, para rendir tributo al cuerpo del Apóstol. El Camino de Santiago se convirtió en la mayor vía de peregrinación de Occidente, y Compostela, la ciudad surgida junto a la tumba, en destino de un incontenible movimiento en el mundo cristiano. Tal fue también la razón de que enseguida se decidiera dedicar a las reliquias de Santiago un edificio que estuviera a la altura de su importancia.

Los relieves del coro pétreo

El maestro Mateo realizó para la catedral de Santiago, hacia 1200, un magnífico coro de piedra con detallados relieves, como el de la imagen, que representa a los tres caballos de los Reyes Magos de Oriente.

Una catedral para el Apóstol

Ya en el momento de su hallazgo, el rey asturiano Alfonso II el Casto ordenó construir una capilla de piedra y arcilla; el mismo monarca fue, según la tradición, el primer peregrino que la visitó. La iglesia fue ampliada significativamente en el año 899 por Alfonso III, que encargó la construcción de un templo de piedra en estilo asturiano, con tres naves y cabecera rectangular. Pero esta basílica sería reducida a cenizas por Almanzor cuando asoló la ciudad de Compostela en el año 987, aunque las crónicas sostienen que respetó la tumba de Santiago. A pesar de la devastación producida por el caudillo musulmán, su razia daría pie a que se emprendiese la construcción de la nueva catedral románica algunas décadas más tarde.

Las campanas de Compostela

Fernando III devuelve las campanas robadas por Almanzor. Relieve de la Catedral de Santiago.

 

La primera piedra se colocó en el año 1075, por iniciativa de Alfonso VI, rey de León y Castilla, y del obispo de Santiago, Diego Peláez. Desde el principio, la catedral se concibió como una iglesia de peregrinación, de modo que se pudiera dar acogida a un gran número de peregrinos sin por ello interrumpir los oficios de la catedral. De ahí que se planeara una iglesia con planta de cruz latina, con un gran crucero y una enorme cabecera con girola, una galería en torno al ábside por la que los fieles podían transitar. Las puertas laterales del crucero permitían la entrada y salida de fieles que recorrían el deambulatorio hasta llegar a la tumba de Santiago, situada en una cripta bajo el altar mayor; todo ello sin pasar por la nave central ni afectar al culto catedralicio. Del mismo modo, tanto el cuerpo central de la iglesia como el crucero están compuestos por tres naves para favorecer el flujo incesante de peregrinos. Otro elemento característico de las iglesias de peregrinación que encontramos en Santiago es la tribuna, una galería situada sobre las naves laterales que permitió alojar un mayor número de peregrinos en esta segunda planta abierta a la nave central.

El milagro del traslado de Santiago

Este fresco de la basílica de San Antonio, en Padua, realizado por Altichiero da Zevio en el siglo XIV, recrea el traslado del cuerpo del apóstol a Compostela.

 

La construcción de la catedral de Santiago se vio interrumpida por las intrigas políticas, que apartaron del trono episcopal en 1088 a Peláez, el supervisor de las obras. Su sucesor, el enérgico obispo Diego Gelmírez, daría un fuerte impulso a la construcción, lo que permitió la finalización de esta primera basílica románica. Además, Gelmírez consiguió que la diócesis compostelana fuera elevada a la condición de arzobispado. Bajo el mandato del obispo Gelmírez, entre los años 1100 y 1122, las dos puertas de los cruceros de la catedral, la de las Platerías y la de la Azabachería, fueron decoradas con ambiciosos programas escultóricos, dirigidos a los peregrinos que terminaban allí el largo camino. La primera de ellas fue concluida en 1104. Pero unos años después, cuando la iglesia sufrió un incendio en el curso de una revuelta popular, la puerta del crucero norte, de la Azabachería, resultó muy dañada. Ello hizo que sus relieves fueran reaprovechados adosándolos a la puerta de las Platerías. De este modo, esta magnífica obra quedó convertida en un extraño e interesante conglomerado de añadidos.

El pórtico a todo color

La fotografía restituye, mediante un tratamiento de cromía, el colorido del Pórtico de la Gloria antes de que fuera borrado en el siglo XIX. El programa de restauración del pórtico que lleva a cabo la Fundación Pedro Barrié de la Maza ha permitido documentar las sucesivas decoraciones policromadas que se aplicaron. La imagen muestra a cuatro profetas del Antiguo Testamento: Jeremías, Daniel, Isaías y Moisés.

 

La fuerte inclinación del terreno en el que se erigió la catedral hizo que pronto afloraran graves problemas estructurales en el edificio, que tendía a desplazarse y amenazaba con el derrumbe. Era una situación preocupante, que suponía todo un desafío para los constructores de la época. Para solucionarla se requirió del genio y la ciencia de un arquitecto excepcional de aquellos años: el maestro Mateo.

Un genio de la escultura

La mayoría de los especialistas coinciden en señalar al maestro Mateo, de origen seguramente francés, como un adelantado a su tiempo, un arquitecto y escultor universal. Fue en el año 1168, casi un siglo después del comienzo de la edificación románica, cuando Fernando II de León contrató a Mateo para iniciar unas obras que acapararían el resto de su vida, pues no finalizaron hasta 1211. El arquitecto ordenó el derribo de los pies de la catedral con su antigua fachada para edificar un gran pórtico, que sería erigido sobre una amplia cripta. Este doble piso permitía nivelar la construcción y salvar la inclinación del terreno. Mateo terminó de consolidar la fachada con las dos grandes torres que la flanquean y que actúan como enormes contrafuertes.

Coro Pétreo-Catedral de Santiago-Galicia

 

Pero, sobre todo, Mateo dejó una huella imborrable en la historia de la escultura con su intervención en el pórtico de la Gloria, una de las portadas más ricas y hermosas de todo el arte románico europeo. Hoy se encuentra escondida tras la fachada barroca del Obradoiro, construida a mediados del siglo XVIII para proteger a la vieja portada de las inclemencias del tiempo; ello no impide contemplar uno de los programas escultóricos más completos del arte románico, que por su estilo y cronología enlaza ya con el arte gótico. Mateo lo concluyó en 1180, y sin duda tenía conciencia de su logro, pues inscribió su firma en el dintel y tal vez se representó a sí mismo en una pequeña escultura situada en la parte posterior del parteluz del pórtico.

El pórtico del maestro Mateo

Esta exuberante portada representa la gloria celestial, la salvación surgida tras el Juicio Final, de acuerdo con la descripción ofrecida por el Apocalipsis. Se divide en tres accesos, cada uno de los cuales recibe un significado determinado. Para algunos estudiosos, la puerta izquierda se refiere a los judíos y los justos del Antiguo Testamento, mientras la derecha representa el Juicio con la condena eterna de los pecadores. Otros historiadores interpretan el acceso izquierdo como el Limbo y el derecho como el Infierno.

Pórtico de la Gloria (Tímpanop central).

 

El tímpano central aparece presidido por Cristo en su trono rodeado de los cuatro evangelistas. No se trata ya del Cristo Juez propio del románico, que reprendía a los fieles con duro gesto rodeado del Tetramorfos (la imagen simbólica y animal de los evangelistas). Estamos ante un Cristo «varón de dolores», que muestra las llagas de la Pasión en sus manos y costado para ofrecer su lado más humano, haciendo visible su sacrificio por los hombres. También los evangelistas se representan aquí humanizados, formando parte de un arte más naturalista y moderno, propio del gótico, donde el Dios temible de antaño ha sido desplazado por el Mesías que ama a la humanidad. El tímpano se completa con unos ángeles portadores de los instrumentos de la Pasión, tras los cuales se disponen los bienaventurados del texto apocalíptico, apuntando todos ellos a la misma idea de salvación por medio del sacrificio. La gran arquivolta en torno al tímpano está ocupada por los veinticuatro ancianos del Apocalipsis, que aclaman al Salvador haciendo sonar sus instrumentos musicales.

El conjunto de la portada se asienta sobre las estatuas-columna de los profetas y los apóstoles, esculpidos con gran tridimensionalidad, en lo que constituye una nueva anticipación del estilo gótico. La composición se completa con la imagen destacada de Santiago apóstol en el parteluz, situado en el centro. Muchos otros relieves y personajes conforman el programa iconográfico de este exuberante pórtico, que destaca por su riqueza de formas y mensajes.

 

La de Mateo no fue la última intervención en la iglesia. Con el paso de los años se realizaron varios ensayos constructivos para ponerla al resguardo de la lluvia, hasta que por fin la fachada del Obradoiro transformó para siempre la silueta de la catedral. Pese a tantas fases constructivas resulta asombrosa la armonía y la coherencia arquitectónica del edificio. Transitada por innumerables viajeros, víctima de guerras, incendios y revueltas, la catedral de Santiago de Compostela parece ajena al paso del tiempo y se alza majestuosa siempre que un peregrino llega exhausto y conmovido al Monte do Gozo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s