Autor: Gabriel García Márquez

doce_cuentos_peregrinos

PORQUÉ DOCE,
PORQUÉ CUENTOS
Y PORQUÉ PEREGRINOS

Los doce cuentos de este libro fueron escritos en el curso de los últimos dieciocho años.
Antes de su forma actual, cinco de ellos fueron notas periodísticas y guiones de cine, y
uno fue un serial de televisión. Otro lo conté hace quince años en una entrevista
grabada, y el amigo a quien se lo conté lo transcribió y lo publicó, y ahora lo he vuelto a
escribir a partir de esa versión. Ha sido una rara experiencia creativa que merece ser
explicada, aunque sea para que los niños que quieren ser escritores cuando sean grandes
sepan desde ahora qué insaciable y abrasivo es el vicio de escribir.

La primera idea se me ocurrió a principios de la década de los setenta, a propósito de un
sueño esclarecedor que tuve después de cinco años de vivir en Barcelona. Soñé que
asistía a mi propio entierro, a pie, caminando entre un grupo de amigos vestidos de luto
solemne, pero con un ánimo de fiesta. Todos parecíamos dichosos de estar juntos. Y yo
más que nadie, por aquella grata oportunidad que me daba la muerte para estar con mis
amigos de América Latina, los más antiguos, los más queridos, los que no veía desde
hacía más tiempo. Al final de la ceremonia, cuando empezaron a irse, yo intenté
acompañarlos, pero uno de ellos me hizo ver con una severidad terminante que para mí
se había acabado la fiesta. «Eres el único que no puede irse», me dijo. Sólo entonces
comprendí que morir es no estar nunca más con los amigos.

No sé por qué, aquel sueño ejemplar lo interpreté como una toma de conciencia de mi
identidad, y pensé que era un buen punto de partida para escribir sobre las cosas
extrañas que les suceden a los latinoamericanos en Europa. Fue un hallazgo alentador,
pues había terminado poco antes El Otoño del Patriarca, que fue mi trabajo más arduo y
azaroso, y no encontraba por dónde seguir.

Durante unos dos años tomé notas de los temas que se me iban ocurriendo sin decidir
todavía qué hacer con ellos. Como no tenía en casa una libreta de apuntes la noche en
que resolví empezar, mis hijos me prestaron un cuaderno de escuela. Ellos mismos lo
llevaban en sus morrales de libros en nuestros viajes frecuentes por temor de que se
perdiera. Llegué a tener sesenta y cuatro temas anotados con tantos pormenores, que
sólo me faltaba escribirlos.

Fue en México, a mi regreso de Barcelona, en 1974, donde se me hizo claro que este
libro no debía ser una novela, como me pareció al principio, sino una colección de
cuentos cortos, basados en hechos periodísticos pero redimidos de su condición mortal
por las astucias de la poesía. Hasta entonces había escrito tres libros de cuentos. Sin
embargo, ninguno de los tres estaba concebido y resuelto como un todo, sino que cada
cuento era una pieza autónoma y ocasional. De modo que la escritura de los sesenta y
cuatro podía ser una aventura fascinante si lograba escribirlos todos con un mismo trazo,
y con una unidad interna de tono y de estilo que los hiciera inseparables en la memoria
del lector.

Los dos primeros —El rastro de tu sangre en la nieve y El verano feliz de la señora
Forbes— los escribí en 1976, y los publiqué enseguida en suplementos literarios de varios
países. No me tomé ni un día de reposo, pero a mitad del tercer cuento, que era por
cierto el de mis funerales, sentí que estaba cansándome más que si fuera una novela. Lo
mismo me ocurrió con el cuarto. Tanto, que no tuve aliento para terminarlos. Ahora sé
por qué: el esfuerzo de escribir un cuento corto es tan intenso como empezar una
novela. Pues en el primer párrafo de una novela hay que definir todo: estructura, tono,
estilo, ritmo, longitud, y a veces hasta el carácter de algún personaje. Lo demás es el
placer de escribir, el más íntimo y solitario que pueda imaginarse, y si uno no se queda
corrigiendo el libro por el resto de la vida es porque el mismo rigor de fierro que hace
falta para empezarlo se impone para terminarlo. El cuento, en cambio, no tiene principio
ni fin: fragua o no fragua. Y si no fragua, la experiencia propia y la ajena enseñan que en
la mayoría de las veces es más saludable empezarlo de nuevo por otro camino, o tirarlo a
la basura. Alguien que no recuerdo lo dijo bien con una frase de consolación: «Un buen
escritor se aprecia mejor por lo que rompe que por lo que publica». Es cierto que no
rompí los borradores y las notas, pero hice algo peor: los eché al olvido.

Recuerdo haber tenido el cuaderno sobre mi escritorio de México, náufrago en una
borrasca de papeles, hasta 1978. Un día, buscando otra cosa, caí en la cuenta de que lo había perdido de vista desde hacía tiempo. No me importó. Pero cuando me convencí de
que en realidad no estaba en la mesa sufrí un ataque de pánico. No quedó en la casa un
rincón sin registrar a fondo. Removimos los muebles, desmontamos la biblioteca para
estar seguros de que no se había caído detrás de los libros, y sometimos al servicio y a
los amigos a inquisiciones imperdonables. Ni rastro. La única explicación posible — ¿o
plausible?— es que en algunos de los tantos exterminios de papeles que hago con
frecuencia se fue el cuaderno para el cajón de la basura.

Mi propia reacción me sorprendió: los temas que había olvidado durante casi cuatro años
se me convirtieron en un asunto de honor. Tratando de recuperarlos a cualquier precio,
en un trabajo tan arduo como escribirlos, logré reconstruir las notas de treinta. Como el
mismo esfuerzo de recordarlos me sirvió de purga, fui eliminando sin corazón los que me
parecieron insalvables, y quedaron dieciocho. Esta vez me animaba la determinación de
seguir escribiéndolos sin pausa, pero pronto me di cuenta de que les había perdido el
entusiasmo. Sin embargo, al contrario de lo que siempre les había aconsejado a los
escritores nuevos, no los eché a la basura sino que volví a archivarlos. Por si acaso.
Cuando empecé Crónica de una muerte anunciada, en 1979, comprobé que en las pausas
entre dos libros perdía el hábito de escribir y cada vez me resultaba más difícil empezar
de nuevo. Por eso, entre octubre de 1980 y marzo de 1984, me impuse la tarea de
escribir una nota semanal en periódicos de diversos países, como disciplina para
mantener el brazo caliente. Entonces se me ocurrió que mi conflicto con los apuntes del
cuaderno seguía siendo un problema de géneros literarios, y que en realidad no debían
ser cuentos sino notas de prensa. Sólo que después de publicar cinco notas tomadas del
cuaderno, volví a cambiar de opinión: eran mejores para el cine. Fue así como se
hicieron cinco películas y un serial de televisión.

Lo que nunca preví fue que el trabajo de prensa y de cine me cambiaría ciertas ideas
sobre los cuentos, hasta el punto de que al escribirlos ahora en su forma final he tenido
que cuidarme de separar con pinzas mis propias ideas de las que me aportaron los
directores durante la escritura de los guiones. Además, la colaboración simultánea con
cinco creadores diversos me sugirió otro método para escribir los cuentos: empezaba uno
cuando tenía el tiempo libre, lo abandonaba cuando me sentía cansado, o cuando surgía
algún proyecto imprevisto, y luego empezaba otro. En poco más de un año, seis de los
dieciocho temas se fueron al cesto de los papeles, y entre ellos el de mis funerales, pues
nunca logré que fuera una parranda como la del sueño. Los cuentos restantes, en
cambio, parecieron tomar aliento para una larga vida.

Ellos son los doce de este libro. En septiembre pasado estaban listos para imprimir
después otros dos años de trabajo intermitente. Y así hubiera terminado su incesante
peregrinaje de ida y vuelta al cajón de la basura, de no haber sido porque a última hora
me mordió una duda final. Puesto que las distintas ciudades de Europa donde ocurren los
cuentos las había descrito de memoria y a distancia, quise comprobar la fidelidad de mis
recuerdos casi veinte años después, y emprendí un rápido viaje de reconocimiento a
Barcelona, Ginebra, Roma y París.

Ninguna de ellas tenía ya nada que ver con mis recuerdos. Todas, como toda la Europa
actual, estaban enrarecidas por una inversión asombrosa: los recuerdos reales me
parecían fantasmas de la memoria, mientras los recuerdos falsos eran tan convincentes
que habían suplantado a la realidad. De modo que me era imposible distinguir la línea
divisoria entre la desilusión y la nostalgia. Fue la solución final. Pues por fin había
encontrado lo que más me hacía falta para terminar el libro, y que sólo podía dármelo el
transcurso de los años: una perspectiva en el tiempo

A mi regreso de aquel viaje venturoso reescribí todos los cuentos otra vez desde el
principio en ocho meses febriles en los que no necesité preguntarme dónde terminaba la
vida y dónde empezaba la imaginación, porque me ayudaba la sospecha de que quizás
no fuera cierto nada de lo vivido veinte años antes en Europa. La escritura se me hizo
entonces tan fluida que a ratos me sentía escribiendo por el puro placer de narrar, que es
quizás el estado humano que más se parece a la levitación. Además, trabajando todos
los cuentos a la vez y saltando de uno a otro con plena libertad, conseguí una visión panorámica que me salvó del cansancio de los comienzos sucesivos, y me ayudó a cazar
redundancias ociosas y contradicciones mortales. Creo haber logrado así el libro de cuentos más próximo al que siempre quise escribir.

Aquí está, listo para ser llevado a la mesa después de tanto andar del timbo al tambo
peleando para sobrevivir a las perversidades de la incertidumbre. Todos los cuentos,
salvo los dos primeros, fueron terminados al mismo tiempo, y cada uno lleva la fecha en
que lo empecé. El orden en que están en esta edición es el que tenían en el cuaderno de
notas.

Siempre he creído que toda versión de un cuento es mejor que la anterior. ¿Corno saber
entonces cuál debe ser la última? Es un secreto del oficio que no obedece a las leyes de
la inteligencia sino a la magia de los instintos, como sabe la cocinera cuándo está la
sopa. De todos modos, por las dudas, no volveré a leerlos, como nunca he vuelto a leer
ninguno de mis libros por temor de arrepentirme. El que los lea sabrá qué hacer con
ellos. Por fortuna, para estos doce cuentos peregrinos terminar en el cesto de los papeles
debe ser como el alivio de volver a casa.
Gabriel García Márquez
Cartagena de Indias, abril, 1992

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s